Gastón Acurio y Telefónica

Becas Juntos para Transformar

Blog

Augusto Landazuri

30 de Dicembre, 2016
Augusto Landazuri

Al igual que todos los egresados y pasantes del Instituto Nuevo Pachacútec, Augusto recibió una sorpresa el día de su graduación, ese día, nos cuenta “me dieron la noticia que me había ganado la beca, me emocioné mucho porque significaba una gran oportunidad de salir del país y ganar experiencia en otro entorno”.

Al llegar al Restaurante Azurmendi, llamó bastante su atención la estructura que este tiene, tanto por fuera y por dentro. Es un edificio que al interior tiene un invernadero y afuera un jardín, donde siembran lo que utilizan posteriormente en la cocina, por ejemplo, las “indias”, una especie de ají que es utilizado bastante en varios platos. Además, el sistema de trabajo del restaurante, también le causó sorpresa, “La cocina y el servicio de sala trabajaban a la par, había una muy buena sincronización, ni bien el cliente terminaba de comer, el siguiente plato ya estaba listo”

Las presentaciones y detalles de los platos de Azurmendi son muy importantes, uno de los platos representativos es el erizo, este se servía con diferentes texturas: Erizo con bizcocho, Erizo con emulsión, etc. También, el plato Rapper se servía con ostras, setas al ajillo, emulsión de albaca, y flores del huerto. Fueron alguno de los platos que más recuerda de su experiencia.

Al principio le costó un poco adaptarse, luego pudo desempeñarse muy bien “ el entorno de trabajo era diferente, había trabajo bajo presión, era más dinámico. Empecé como asistente de sala, también asumí actividades como corredor, y luego pase a ser jefe de rangos, ahí llegue a ser responsable de cinco (5) mesas y veía su atención desde que llegaba lo comensales hasta que se iban. Al final llegué a atender a veinte comensales; y lo hice bien, la muestra de ello era que me felicitaban y me dejaban muy buenas propinas”.

“Si bien al principio no es fácil, uno se adapta al ritmo, si no nos damos por vencidos todo se puede, y si uno cree en sí mismo puede llegar muy alto”

Augusto rescata de su experiencia y aprendizaje haber aprendido de la mano de un gran profesional en su rama, “El jefe de sala había trabajado en el Restaurante El Bulli (que fue el restaurante número uno del
mundo, en la época en que estaba abierto) él era bastante exigente y especial para trabajar, y nos enseñó que uno tiene que adecuarse al cliente. La estrategia para brindar una buena atención es que uno se pare en un lugar céntrico y de ahí vea todo el salón, si la persona come lento, pues entonces se le dará su espacio y tiempo para que pueda disfrutar la comida. Se tiene que leer al cliente, si come con la izquierda o la derecha, si es conversador o no, si come rápido o lento; y a partir de eso medir los tiempos para tener los platos listos en el momento indicado”, todo un reto para un buen profesional de servicio.

Por otro lado, sobre el entorno de Bilbao, Augusto nos comenta que “La cultura del lugar me gustó mucho; por ejemplo, en las escaleras eléctricas las personas se ubican al lado derecho, y dejan el lado izquierdo para las personas con alguna urgencia, todos son respetuosos y organizados”.

En sus días libres, salía a caminar y recorrer los lugares cercanos, pero luego tuvo la idea de estudiar Administración de Hoteles y Restaurantes en la Universidad de Leioa, lo que pudo realizar gracias al apoyo económico e incondicional de su familia, además de la motivación de sus demás compañeros, quienes aprovechaban sus tiempos libres en estudiar, este verano, retomará sus estudios “A fines de enero estoy regresando a España para seguir estudiando la carrera, y aprovecharé en trabajar part time y así ganar más experiencia”.

“Yo creo que en la parte personal he crecido mucho, he aprendido a ser líder, a tener mayor confianza en mí mismo. Ahora mis planes son terminar de estudiar, trabajar y a largo plazo tener mi propio restaurante”

Autor